Trivia Whiskas

Para ganar uno de los kits, solo tienes que enviar tus respuestas a bkpocket@prodigy.net.mx, mucha suerte

Readmore..
Trivia Whiskas

¡Detrás de un grande siempre ha habido un gato!

Whiskas® quiere compartirte una serie de datos curiosos que no sabías sobre grandes personajes de la historia amantes de los gatos. ¡Detrás de un grande siempre ha habido un gato!

Readmore..
¡Detrás de un grande siempre ha habido un gato!

Sobrevive al Guadalupe-Reyes con snacks inteligentes

Sobrevive al Guadalupe-Reyes con snacks inteligentes Sin importar el sabor con el que las prefieras, siempre hay una manera de convertir a las almendras en el snack ideal.

Readmore..
Sobrevive al Guadalupe-Reyes con snacks inteligentes

Dieiembre

Farfalas ya es Diciembre, ya la Navidad està en el aire, somos màs felices, màs humanas, màs intensas, hay que VIVIR... Disfruta la temporada no la padezcas, disminuye el estrès…

Readmore..
Dieiembre

Asi soy yo.... (2)

Así soy yo… bk@farfalas.com Aquí estoy yo, ansiosa, deprimida, sola, triste, aburrida, en espera de vivir, de encontrar realmente mi… mi vida, mi fin, mi meta, mi realización. Mi existencia……

Readmore..
Asi soy yo.... (2)

Mi padre..ese desconocido...

Mi padre, ese desconocido... / Azul 

La relación con mi padre, es un tanto compleja y complicada, hace poco me enteré que el no estaba muy de acuerdo con mi llegada a este mundo, igual y el comentario no fue hecho con intención o tal vez si, tal vez el matrimonio pasaba por un mal momento, quién sabe, pero tampoco quisiera averiguarlo, al pasar de los años, sentí mucho más compenetración con la familia paterna que la materna.

Sexy una actitúd no una talla

Sexy, una actitud, no una talla
Rebecca Aguado

Mi tío salía con modelos anoréxicas hasta que un día nos sorprendió al presentarnos a su nueva novia: una de las mujeres más agradables, carismáticas e interesantes que le hemos conocido... y excedida de peso. Con todo, se llevaba de calle a las otras; traía loco a mi tío, quien la calificaba como la mujer más sexy de su vida.
El secreto de su encanto radicaba en la seguridad que tenía en sí misma; se aceptaba y se quería como era, y no se martirizaba ni se acomplejaba por esos kilitos de más.
No creas que para ser sexy hay que tener las medidas perfectas: 90-60-90, y medir más de 1.65, ¡para nada! Ser sexy es una actitud. Si tú eres como el resto de las mortales, bueno, puedes desarrollarla y hacerla parte de tu manera de ser.
Ser sexy no quiere decir que vayas por la vida devorando a cuanto hombre se cruce por tu camino: es sentirte bien contigo, a gusto con tu ropa, tu cuerpo, tu estilo, toda tú. Es tener tal seguridad que la proyectes.
SI no te sientes sexy, te comparto unos cuantos consejitos para lograrlo:
-    Siempre compra y ponte ropa con la talla adecuada. Si te compraras un maravilloso vestido de diseñador talla 11 y usualmente eres 15, sinceramente te podrás ver de muchas maneras, pero nunca sexy. Aparte de que no andarás cómoda y te sentirás extraña.
-     Compra siempre los colores que te favorezcan, que te hagan ver y sentir bien; hay algunos que opacan la piel. Todas sabemos que el clásico negro te hace sentir y ver más delgada, pero si tu piel se ve apagada, prueba otros colores.
-    Si no estás a gusto con tu peso, celébrate cuando pierdas un kilo, disfruta tu belleza nueva.
-    Consiéntete con masajes, pedicure, manicure, faciales, todo para sentirte y verte mejor.
-    Hazte un corte de cabello regularmente, para conservar el estilo de tu corte. Uno de los errores más grandes que cometemos las mujeres es no darle un adecuado mantenimiento al cabello: tintes, cortes, tratamientos...
-    Mantén siempre a la mano un kit o paquete de emergencia: rubor, labial, rímel, aretes, una mascada para poder transformarte cuando no dispongas de tiempo para desplazarte a casa y arreglarte.
-    No compres ropa muy ajustada. La holgada no necesariamente te hará ver gorda. Compra la que te haga sentir cómoda, segura y atractiva. Es triste ver a chavas portando licras ajustadísimas que les trasparentan hasta la conciencia. Eso no es ser sexy, sino miope.
-    Si la talla de la etiqueta te molesta, córtala.
-    Si hay algo en tu persona que no te guste y que puedas cambiar de manera natural, pon tu empeño en ello.
Lo importante es cómo te sientas respecto a ti misma; no te descalifiques ni te hagas comentarios negativos sobre ti misma. Cuando despiertes, piensa que eres la mujer más guapa y sexy, y que vas a comenzar un día maravilloso. Cuando entres a un salón lleno de gente, piensa que Miss Universo está entrando. Recuerda: es cuestión de actitud.

La mujer ideal

La mujer ideal / Bk Farfala


Seguramente recordarás la película Loco por Mary, en la que los hombres se fingían enfermos con tal de verla. Ese tipo de mujeres pertenece al grupo de novias que yo llamo VIP. Los hombres que andan con ellas se sienten muy afortunados, y los que las pierden, suspiran por no tenerlas a su lado.

Mis manos

Mis manos. / Esmeralda 

Manos fuertes, de campesina citadina. Si, porque a pesar de la fuerza de mis manos, habito en la ciudad.

Cuando las empleo,  no pienso en ellas, pero cuando  se troza una de mis  uñas,  al lastimarme un pellejo y al cortarme un dedo. . .me percato de lo útiles e importantes que son para mi. . .  mis queridas  manos.

Manos grandes, dedos gruesos, que saben entrelazar estambres de sueños, de imágenes, que moviendo las agujas enlazan vida, cobertura y calidez.

Manos mías, que zurcen, bordan, lavan, limpian lagrimas y mucosidades de chiquillos inquietos,  anhelantes de  contacto y de calor.

Manos grandes, manos buenas que, cuando dan una palmada al hijo travieso, se adormecen, se resienten, al ser empleadas con violencia. Manos buenas, que prefieren acariciar.

Manos sabias, sanadoras que, con su energía pueden curar y al enfermo consolar.

Manos artistas, que saben emplear la pluma y unir palabras que el cerebro o el corazón dictan para externar. Lo mismo, emplean la brocha para pintar paredes y borrar huellas del tiempo, que toman el pincel para dar brillantez a los dibujos.

Manos apapachadoras, que se  solazan en batir el huevo o la masa. Que preparan delicados o complicados platillos, cuando no acarician o cepillan amorosamente el rizado cabello.

Manos ávidas de ser amadas y de amar, ansiosas de recibir caricias y de acariciar al amante extraviado, anhelado, esperado.

Manos heredadas de  mi abuela paterna. Manos llenas de vida, de líneas; manos  plenas de dar y ávidas de recibir.

Manos, manos mías, que no ceso de disfrutar, observar y admirar. Manos que me permiten contactar, tomar, sentir... 

Manos queridas, tanto tiempo olvidadas, tan ruda y cotidianamente utilizadas.